Las emisiones de CO2 registran un nuevo récord este año

Si nous n’adoptons pas de mesures beaucoup plus drastiques pour améliorer le changement climatique, les scientifiques du Global Carbon Project estiment qu’il y a une probabilité de 50 % que nous enregistrions un incrément de 1,5 degrés dans la température mondiale en seulement algunos años. «Es inevitable que superemos el límite establecido en los hechos de París, y los líderes reunidos en la COP28 están tomando medidas para conceder una rápida reducción de las emisiones causadas por los combustibles fósiles para hacer viable el objetivo de dos niveles», confirmó el profesor de la Universidad de Exeter. Pedro Friedlingstein.

Según nuestros hallazgos sobre las preocupaciones que surgen del estudio Global Carbon Budget de este año, preparado por 120 científicos de todo el mundo: las emisiones de CO2 causadas por el consumo de combustibles fósiles aumentaron un 1,1% en el mundo este año. y marcan un récord de 36.800 millones de toneladas. Se trata de un 1,4% más que en 2019. Y, si se suman las emisiones provocadas por la deforestación y el efecto de los gigantescos incendios en Canadá, el volumen total se eleva a 40.900 millones de toneladas. De esta forma, la concentración de CO2 en la atmósfera alcanzó finalmente los 419,3 millones al año, o un 51% más que en la era preindustrial.

Medidas insuficientes

Es indudable que las medidas que hay que tomar para combatir el cambio climático son insuficientes. Resulta que la tecnología diseñada para la extracción de carbono elimina sólo 0,01 millones de toneladas, una parte de lo que se emite. “El impacto del cambio climático es evidente en todas partes, pero las medidas que se aplican al cable para reducir las emisiones tardarán mucho tiempo”, afirma Friedlingstein.

Afortunadamente, hay algunos puntos brillantes en el estudio que hace pública la organización hoy. «Los efectos no son suficientes para que las emisiones empiecen a descender hacia el carbono negro, pero algunas tendencias están empezando a cambiar y demuestran que la política climática puede ser eficaz», comenta Corinne Le Quéré, profesora de la Universidad de Eastern Anglia.

Contaminación de Cara y Cruz

En concreto, el estudio reconoce que las emisiones nocivas están disminuyendo en 26 países, especialmente en Europa (-7,4%) y Estados Unidos (-3%). Sus iniciativas de carácter medioambiental, pero también de desindustrialización y deslocalización de la producción en los países en desarrollo, han sido registradas como parte de Occidente que ha tomado el mejor camino. En el extremo, los gigantes que más crecieron y que apoyaron esta pasión industrial, con India y China a la cabeza. Los dos países más ricos del planeta aumentarán sus anteriores emisiones de combustibles fósiles un 8,2% y un 4% respectivamente.

El gigante comunista es el que más contamina al mundo. Representa el 31% del CO2 emitido y creado por el uso principal de petróleo (9,9%) y gas natural (6,5%). Entre los aspectos más negativos que se desprenden de la información está la caída de emisiones provocada por la aviación comercial, que recuperó el batacazo provocado por la pandemia y aumentó sus emisiones un 28%. La reactivación económica también se nota en el aumento de la contaminación de las líneas comerciales marítimas.

Menos deforestación, más incendios

Entre los países donde las emisiones están aumentando aún más debido al cambio de uso de la tierra, hay tres países: Brasil, Indonesia y la República Democrática del Congo. Mucho más de la mitad de todo el CO2 se debe a la deforestación. Afortunadamente los daños se redujeron paulatinamente. Desafortunadamente, esto genera el impacto de los incendios, cada vez más extendidos y comunes. Se estima que son entre 7 y 8 millones de toneladas, un 33% más que los medios de la última década. Y sólo los incendios forestales de Canadá ocurrieron en un tercio del total entre el año y octubre.

La tendencia más positiva en Occidente es, en definitiva, la siguiente: la tendencia hacia un menor uso de carbono (-18,8% en la Unión Europea y -18,3% en Estados Unidos). En Europa, “el consumo de carbono y gas natural está disminuyendo debido al aumento de la capacidad de energía renovable y a los efectos de la crisis energética” producida por la guerra en Ucrania y la espiral inflacionaria.