Prigozhin, el ‘seor Lobo’ de Putin chamuscado por su xito en el frente

  • Guerra de Ucrania El avin de Prigozhin estalla sobre Rusia: el grupo Wagner da por muerto a su jefe
  • En directo Guerra de Ucrania, ltima hora

No tena galones, pero tampoco lmites. Poda insultar a un general o bendecir una ejecucin. Sus hombres muertos no existen y sus victorias brillaban en redes sociales antes de que el Ministerio de Defensa las dibujara en los mapas. Evgeni Prigozhin, jefe de la compaa de mercenarios Wagner, fue el seor Lobo de Vladimir Putin en la guerra de Ucrania. Igual que los personajes de John Travolta y Samuel L. Jackson en Pulp Fiction, el Kremlin est ahora hasta el cuello de sangre y problemas. Evgeni Viktorovich Prigozhin (Leningrado, hoy San Petersburgo, 1961) fue un convicto durante la URSS. En 2023 era el ex vendedor de perritos calientes que ms alto ha llegado en Rusia. Tras su avance en Soledar, en la guerra de Ucrania, aparentaba tener la receta mgica para vencer. Pero tras aos de xito en las tinieblas, su exposicin a la luz del putinismo lo quem.

Hace dos meses Prigozhin, de 62 aos, protagoniz una fallida rebelin militar contra el Kremlin en la que lleg a tomar una de las ciudades ms importantes del sur de Rusia, Rostov del Don. Este mircoles, sus mercenarios dan por muerto a su jefe despus del estallido de uno de sus aviones privados.

Wagner lleg a tener 50.000 hombres desplegados en Ucrania. De ellos, 10.000 eran contratistas y 40.000 convictos reclutados en prisiones rusas, segn clculos de Estados Unidos. Su papel fue clave en las regiones de Donetsk y Lugansk, objetivo irrenunciable del Kremlin.

Cuando Putin elogi a su ejrcito por sus avances en Soledar, saba perfectamente que fueron los lobos de Wagner los que asediaban a los soldados ucranianos entre esas casas derruidas y minas de sal abandonadas.

Mosc proclam el ao pasado a Lugansk y Donetsk como «repblicas» de Rusia, pero no ha conseguido expulsar a los ucranianos, sobre todo en esta ltima. El jefe de Wagner declar a principios de ao en una inusual entrevista que Rusia podra tardar dos aos en someter la totalidad de estas dos regiones del este de Ucrania. Y l era la punta de lanza.

Para saber ms

En junio, tras colgarse las medallas, Prigozhin desapareci de los medios oficiales rusos. Pero sigui sacando pecho en redes sociales. «Hoy, las unidades de asalto de Wagner tomaron la ciudad de Krasna Hora», fue una de sus declaraciones a travs de esta va del lder de Wagner, colgando una foto de sus guerreros a pocos kilmetros de la ansiada Bajmut.

Fuentes de Rusia Unida, el partido que sostiene al Gobierno ruso, aseguraban que el Kremlin, si no haba prohibido la mencin de Prigozhin y Wagner en los canales de televisin, por lo menos orden frenar su presencia en la conversacin pblica.

Conocido durante aos como el chef de Putin debido a los servicios de catering que prestaba en la lite rusa, despertaba recelos en el escalafn militar sobre todo tras su alianza -descrita por algunos disidentes como conspiracin fallida- con Ramzam Kadirov (el lder de Chechenia) y el general Serguei Surovikin, apodado el carnicero de Siria y que, hasta su destitucin en mayo, llevaba la batuta del ejrcito ruso en Ucrania.

Vladimir Osechkin, un activista ruso de derechos humanos que dirige la web anticorrupcin Gulagu.net, explica cmo Prigozhin ha resbalado en el trampoln poltico ms importante de su vida: «El plan era hacer una ofensiva rpida en Ucrania, gastando decenas de miles de soldados en la batalla, conseguir un gran resultado» y propiciar una remodelacin en el alto mando ruso, que abrira por fin sitio a los nuevos seores de la guerra no convencional. Ese complot deba llevar a Surovikin al puesto de viceministro o incluso ministro de Defensa. Kadirov quedara al frente de la Guardia Nacional, jugando por fin un papel en la poltica nacional rusa.

Osechkin dice que Prigozhin ambicionaba dirigir el FSB (heredero del KGB ruso) porque saba que esos espas controlaban sus movimientos y su futuro: tenan material para chantajearlo, al parecer un kompromat referido a su dcada de presidiario.

BENDECIDO POR LA GUERRA

Las inesperadas dificultades de Rusia en su conquista de Ucrania trastocaron el ao pasado el escenario del poder en Rusia. La cpula militar qued en el punto de mira de las crticas de la propaganda: algunos altos mandos han sido degradados o han pasado largas temporadas desaparecidos de la luz meditica. Inesperadamente ese espacio ha sido ocupado por los matones de Putin: personas ajenas al ejrcito, con una pobre experiencia militar, pero que destacan por su dureza, su nula rendicin de cuentas y su lealtad personal -no institucional- a Putin. Son herramientas rudimentarias, pero tiles en una guerra en la que, de momento, nada va segn los planes. Ramzam Kadirov, es uno de los que ha aprovechado el momento mostrando las feroces campaas militares de sus hombres en Ucrania. Pero el que ha jugado sus cartas de manera ms ambiciosa fue Prigozhin, que el ao pasado demandaba a cualquiera que le sealase como jefe de Wagner y tras la invasin se present a s mismo como creador de ese ejrcito privado.

Desde su salida del armario, Prigozhin estuvo continuamente en las noticias: reclutando personalmente a presos en las crceles rusas, revisando los cadveres almacenados de sus guerreros tras sucumbir al fuego ucraniano, insultando a generales, comentando las dificultades del avance e incluso reclamando nuevos enfoques.

Denis Korotkov, periodista ruso que lleva aos investigando a los Wagner y que ahora trabaja en el Dossier Center, asegura que «Prigozhin no tena ms apoyos que su vnculo con Putin». Cualquier derrota le dejara fuera del tablero. Wagner es ms una municin que un arma, recluta convictos y devuelve atades que nadie se molesta en contar.

Pero Prigozhin aprendi en la crcel que el mejor galn es ser duro de pelar. Tras la destitucin de su preferido Surovikin y la designacin de Valery Gerasimov para comandar la ofensiva rusa, el magnate buscaba su sitio. Si fuera falta, con un perfil ms templado. Asegur en febrero que Wagner haba dejado de reclutar prisioneros. En la entrevista, neg haberlos utilizado como carne de can y dijo que las prdidas entre los presos eran ms o menos las mismas en trminos porcentuales que entre el resto de sus combatientes. Tambin insisti en que tena «cero» ambiciones polticas. Y sobre todo evit nuevos ataques contra la cpula militar de Rusia. En un gesto de dramatismo, mir directamente a la cmara para enfatizar que no estaba criticando a nadie.

UN REGALO PARA EL ZAR

El Seor Lobo intent cambiar de piel. Wagner ha sido acusado de atrocidades en el frente. En enero Estados Unidos lo design como organizacin criminal. Prigozhin lo neg y pidi a Washington que «aclare» de qu delito se acusa a Wagner. Pero la videoteca le persegua. El ao pasado pareci respaldar tcitamente un vdeo que mostraba el asesinato, a mazazos, de un desertor de Wagner que haba sido devuelto por los ucranianos en un intercambio de prisioneros. «Una muerte de perro para un perro», dijo entonces Prigozhin, al que tambin se sealaba como dueo de la granja de trolls de San Petersburgo, diseada para interferir en los debates de Occidente.

Putin tiene luchando en Ucrania a facciones que compiten entre s. Y nadie quiere traer malas noticias a la mesa del zar, sino lo contrario: un triunfo dibujado sobre el mapa de Ucrania. La gran misin es convertir en realidad lo que apresuradamente Putin ha escrito en la constitucin: que todo el Donbs, y tambin Zaporiyia y Jersn, es Rusia.

Someter todo el Donbs podra llevar, segn Prigozhin, hasta un ao y medio. Esto implica no llegar a tiempo a las prximas elecciones presidenciales rusas, que deben eternizar a Putin en el cargo en 2024. «Y si tenemos que llegar al Dnipro, eso tomar alrededor de tres aos», agreg Prigozhin. En ese caso las fuerzas rusas deberan extenderse por un rea hasta ese gran ro que surca Ucrania aproximadamente de norte a sur. Es un objetivo difcil. Pero lograra el anhelo de Putin de -ya que no puede reconducir el rumbo occidental de Ucrania- partirla por la mitad convirtindola en poco ms que un mun del pas que es actualmente. Doblegar la voluntad con una buena paliza: el protocolo habitual que Prigozhin y sus guerreros aprendieron en la crcel.