Una cita muy tensa sobre un cruce de reproches acalorados en la reserva: “Eres desagradable”

Puede que haya un pueblo con una magdalena, y es entonces cuando Ilaria (41 años) y Fabio (43 años) interpretan los papeles principales. Carlos Sobera describió la manta como «para descalcificar la casa y tirar con el alambre de la mesa sobre el pedacito de tarta». El nivel de tensión/odio entre estos dos comensales que buscaban el amor en ‘First Dates’ la noche del 29 de junio subió a primera vista y fue intensificándose a lo largo de la noche. Fabio es un italiano residente en Barcelona, ​​vive entre lavados y nieblas y se considera un tío frágil y razonable, pesa en su faceta de tío duro. “El que ve el regreso de las tortas en la calle, cuando es el primero que desafía a los débiles”, aseguró, se le escapa lagrimita. Paradójicamente, una de las necesidades que solicita el soltero de la mujer que vive esta noche no es la crítica, al menos sin conocimiento de la persona, porque para ella es una señal de superficialidad. Para completar el pack de tu chica ideal, recuerda no tener prejuicios con las italianas, puede resultar complicado hacerlo para una mujer sola por su nacionalidad. Noticia Relacionada estándar No Une pastilla de viagra siembra la discorda entre deux solteros de ‘First Dates’: “Yo tanto no aguanto” María Robert Jesus escuchó el programa bien equipado por si la cena acababa en pinch. El problema es que Mª Carmen tiene un apetito sexual que no es capaz de disfrutar. Pero el caso de Fabio se combinó con el famoso refrán de que “el que no quiere picante, se va a dos tazas”. Ilaria, también italiana, se presenta como una mujer con un carácter muy parecido al que la llevó a convertirse en un amor fatal, el «siguiente nivel». Por eso no queremos perder el tiempo, algo que se pudo poner en práctica al mismo tiempo cuando ella y Fabio eran compatriotas. “Solía ​​responder a exigencias que no eran italianas, prefiriendo una pareja española porque su mentalidad era más abierta”, expresó el hombre, que también criticó su falta de atractivo. “¿Qué hago colgante toda la cita?”, preguntó Ilaria, totalmente desilusionada. Reconocí que éste estaba allí, pero sabía que se había convertido en una persona malvada. Entonces puedo decir que es mala gana. “La primera impresión no sirvió para nada. No, no me sentí atraído en ese momento. Y cuando hablé, poco me di cuenta”, añadió. El neumático siguió haciéndose bolas. Fueron incapaz de mantener una conversación sin tirar pullas y palabras cortantes. Ella procedió a acusarlo de hablar mucho. Hasta que el “Rasque del amor”, en lugar de cumplir su misión de ayudar a calentar el ambiente, hoy ya no se encuentra conectado entre los ángeles. Cuando la tensión entre Ilaria y Fabio estalló, sin embargo, el intercambio de reproches alcanzó su máximo clímax en la intimidad de los reservados. ‘First Dates’ le invitó a participar en las preguntas de tonos que se guardaban en los bailes. “No, no he probado nada, más que lo mismo”, dijo, quien pudo acceder al juego con lo mismo que le habían mostrado durante la escena. Fabio se propone revivir tantas plantas cuando la obra responde a la parte del cuerpo de su ciudad que más le emociona. “Ninguna, porque es un poco desagradable. Tengo que ser un poco más táctico, me sentí muy incómodo”, afirmó. Ninguna pareja italiana es capaz de perderse mutuamente de vista a Cuatro para Ilaria, que pasó la noche atacandola como un orgullo, y «es una agresividad temporal que no funciona». La situación terminó siendo, enzarzándose en una discusión sobre si Fabio tenía más detalles. “Yo hablo lo que me da la gana, no me vas a decir lo que yo tengo que decir. Me prometo que no realmente, que me dará una segunda oportunidad. Es un caballero”, dijo el soltero. Ella insistió en que nadie quería parecer pecador y que se defendía porque había contactado con su vida para romper el hielo. “Tengo un monólogo, pero está previsto”, afirmó la soltera. Obviamente perdí la tarjeta por segunda vez.