Cada volumen de ventas se preocupa por el gran consumo debido a la inflación y la marca blanca.

El 30% de los empresarios de la distribución prevé que su volumen de ventas disminuirá, cifra que se eleva hasta el 47% que se solicita a los fabricantes; un volumen menor a la espera de las ventas al consumidor que teme tener un año en el que el gran beneficiado sea la marca blanca.

La Asociación de Fabricantes y Distribuidores Aécoc Realicé una encuesta entre empresas distribuidoras y centrales de compras con una participación de mercado del 90% la cual concluyó que En un contexto marcado por la inflación, la prioridad es recuperar el volumen y margen de negociación perdidos en el plazo previsto.

«El consumo masivo es un mercado de volumen, por eso es muy importante que continúe; en definitiva, él es un negociador de rotación«, detalla a la agencia Efe, la directora comercial y de marketing de Aecoc, Rosario Pedrosa.

Según se informa, se trata de una preocupación empresarial sobre la que Pedrosa planea actuar; en consecuencia, «veamos un ao con mi actividad promocional», una estrategia que da una visión muy acentuada de este ejercicio y que ha permitido entrar a todos los distribuidores.

El volumen en volumen, sin embargo, no está vinculado a la línea de facturación por el contexto de inflación; al menos, así lo indican el 96% de los distribuidores y el 86% de los fabricantes, que esperan mejorar su caja registradora.

La sonda se suelta gran pesimismo en el caso de la industriaTal vez una de cada cinco empresas consultadas estima que un 10% de su factura mejora en este sentido; el 43% de la distribución grita que rebasar esta cifra psicológica.

Las predicciones para 2024 finalmente se cumplirán: estancamiento; girando un La mayoría de ambos sectores vaticinan que el próximo día no avanza la negociación ni en volumen ni en valor, en un escenario que el 13% define como «máxima incertidumbre».

Tras dos años de precios desbocados en el sper, la marca blanca es alta con el gran beneficio de esta situación (además de promociones)y durante el tercer trimestre de 2023 habrá alcanzado el 56% del total de todo el volumen de compras de consumo masivo.

«Posiblemente quien venga a ver ese crecimiento», aade pedrosa, sin atreverse a situar un “techo” para esta tendencia lo cual depende de estas incertidumbres apuntadas por los empresarios, de «los entornos macroeconómicos».

Si así lo piensan los empresarios encuestados, los datos de consumo masivo registrados en octubre se produjeron en esta línea.

De acuerdo a las cifras de la consultora Circana, cerradas hasta octubre, Cumplir con un mejor desarrollo de la marca del distribuidor con el fabricante.

Sin tener en cuenta los frescos, la evolución del volumen de oferta de la marca del fabricante ha alcanzado un 10,8%, mientras que la marca del distribuidor ha aportado un mínimo del 0,3%.

En términos muy absolutos de ventas totales al consumidor, basta con crear un 1,5 en la marca blanca, antes de cada 5,3% en el caso del fabricante.; en el caso de las bebidas, las empresas distribuidoras avanzaron un 5,3% y los fabricantes avanzaron un 1,6%, en volumen.

Del análisis también destaca que Los productos de marca blanca han sido los más encarcidos, un 18,3%, por delante de los de vida de las empresas industriales, que tienen un 10,7%.

La portavoz de esta consultora, Sandra Latorre, también incluye en la «sombra incierta» como característica general de esta radiografía del gran consumo, que y desvanecerse las perspectivas de una respuesta a la fuerza para 2024, ejerce para que -esta no hay obstáculo para que se haga una petición «algo más dinmica».

Las promociones y la marca blanca se están desarrollando, de esta forma, de acuerdo con la ley de distribución en los próximos meses, con precios «muy tensionados», o lo que es lo mismo, con esta es la compra que debes hacerte en caso de cáncer -aunque parezca que algo menos- y poniendo en apuros a manyas familias.