El empresario de electrodomésticos presiona al Gobierno para que siga adelante con un plan de renovación

El gobierno vendrá todo el año con multitud de responsabilidades pendientes en los distintos sectores económicos. Uno de ellos es el que abandonará el Federación Española de Electrodomésticos (FECE) que, con los fabricantes del sector (Aplicar) y los principales distribuidores (Ángel), considerando que un plan de renovación de electrodomésticos es hoy más sensible que nunca.

“La inflación energética y económica debe tener un valor adecuado para beneficiar a la población como resultado. Nuestros beneficiarios somos todos, comerciantes y consumidores”, afirmó el secretario general de la patronal de electrodomésticos. Alfredo Gosalvez, en conversación con ABC. Por ello, y pretendemos concluir la anterior legislatura con las ministras Teresa Ribera y Yolanda Díaz, la patronal ve ahora al frente y pide al nuevo Gobierno que utilizar fondos europeos para poner este plan en acción.

En concreto, este fue el caso en febrero cuando la patronal de quienes vendieron electrodomésticos y la Confederación Española de Organizaciones Empresariales del Metal (confimétal) envía una carta a la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, exponiendo la posibilidad de implementar un “plan de renovación-sostenibilidad” que ayude a la reemplazo del antiguo parque de electrodomésticos que hay en España.

En la medida que han tenido acceso a este periódico, las empresas insisten en que el plan beneficia tanto a las empresas como a los consumidores –en este caso, en la reducción del consumo energético–, y recuerda que “contribuirá al plan del gobierno en medidas de ahorro y eficiencia energética”.

Un horror de “1.000 euros”

Según los datos facilitados por los clientes, el consumo de electricidad en los hogares aumenta «significativamente» cuando se trata de cables más viejos en los electrodomésticos. Por ejemplo, en el caso de un combinado frigorífico, el cambio a uno de los nuevos de clase A «puede recoger un horror de 959,20 kWh/año, o un congelador hasta 892,35 kWh/año», se define. En euros me pongo en contacto con el representante de la empresa, el horrores que una familia puede obtener sustituyendo los electrodomésticos viejos de más de 10 años en su casa por otros nuevos y eficientes (etiqueta A, B, C y D) que cuestan 1.000 euros al año.

“Con una vida mediática de 10 años, el horror ganará a 12.000 euros”, aseguró Gosálvez. Por eficiencia, «una casa media consume 4.000 kW al año, la mayor parte de ese consumo corresponde a electrodomésticos. Un frigorífico eficiente, por ejemplo, puede soportar más de 200 euros de horror». anual en factura luz, y una lavadora con 5.000 litros de horror agua todo el añorespecto a modelos antiguos”, recordamos.

En estos meses, las fincas del mapa fueron recibidas por el Instituto para la Diversificación y Energía Ahorro (IDAE), escribió al ministerio que dirige Ribera, y también fue contactado con el equipo de Díaz. Sin embargo, la convocatoria electoral llevó las conversaciones al punto original y, en ese punto, se recibió la petición. obstruido en altitudes elevadas.

Así, mientras obtienes la respuesta estatal, las empresas de electrodomésticos dirigen a sus compañeros a otro establecimiento: comunidades autónomas. En este momento, recibirá los siguientes recibos Madrid, Galicia y Extremaduraque con mayor frecuencia tiende a incluir entre sus presupuestos un plan de este tipo, la mayoría de ellos a través del comercio y no a través de la energía.

En las próximas semanas, las ciudades patronales también tendrán previsto reunirse con la Comunidad Valenciana y Cataluña. Las aeronaves autónomas y estatales, en todo este caso, “no son incompatibles y también pueden ser complementarias”, explica Gosálvez.

No es la primera vez que se lanza una iniciativa de este tipo; En los últimos años, las reformas de planos de electrodomésticos realizadas durante los años 2006 y 2010 «registran la sustitución de un 3,3 millones de equipos domésticos convencionales, lo que se traduce en un horror energético final de 2,2 millones de MWh», insiste la patronal. “Un frigorífico viejo contamina el año como el recorrido de 15.000 kilómetros de un vehículo clásico”, por ejemplo.

Un sector loco

La Federación Española de Comerciantes de Electrodomésticos, que prepara su primer congreso sectorial para el próximo mes de marzo, fue fundada en los años 80 y representa a más de 5.000 empresas españolas de electrodomésticos -entre ellas de jornada pequeña y cadenas como Milar y Tien21-. – y unas 70 plataformas regionales. En total, los representantes emplean a unas 20.000 personas.

La aprobación de un plan de renovación requiere una bocanada de oxigeno para estas empresas; Según los datos que el mandamás transmitió a su radiografía del sector, durante el ejercicio 2022, Persia creó 200 empresas dedicadas a la venta de electrodomésticos, por delante de 78 aperturas. En este ejercicio, el número de unidades vendidas puede alcanzar el 5% respecto al año anterior. La subvención de precios aplicada, cifrada en un 4,8%, no ha sido compensada, a tenor del incremento de los costes de transporte, materiales y disposiciones de locales comerciales, entre otros.