En el Senado, el oficialismo se vio obligado a resolver la mega bomba de tiempo del DNU

Con la caída de la Ley Ómnibus, el Gobierno abre otra puerta de turbulencia en el Congreso: el mega DNU. Es una cuestión de aprobación y mientras el kirchnerismo insiste cada semana durante una sesión de votación en el Senado, hay sectores de la oposición dialogante que exigen la constitución de la comisión bicameral de la Cámara de Representantes sobre una legislación que debe funcionar.

Como dice Clarín, la vicepresidenta Victoria Villarruel acaba de recibir presiones sobre el bloqueo por parte de la Unión por la Patria, que fue la primera en convocar a una sesión especial para tratar el mega decreto de 300 artículos que incluye la renuncia a la Ley de Alquileres. hasta una reforma laboral.

«El kirchnerismo entiende que hay un cambio de tiempos. Los argentinos estamos emprendiendo un camino. Y la agenda del Senado no es la dictamina del kirchnerismo, sino el diálogo y la participación de todos los senadores», respondió Villarruel, quien respaldó la decisión.

Pero la presión se ejerce sobre otros actores. Lo cierto es que el DNU ingresó al Congreso el 5 de enero. La bicameral del Trámite Legislativo tendrá 10 días para trabajar y sin solo o hecho, en caso contrario ninguno se constituye.

La ley de trámite de DNU establece que este lugar es aplicable a todas las cámaras Puedo votar directamente en algún lugar en el recinto.

Declaró que «no hay una posición unificada en un solo bloque» del nuevo ayuntamiento -que Villarruel cumplió con la UCR del PRO y la banca federal-, pero también admite que el decreto de cierre de Javier Milei es «criticado por una gran parte” de los senadores.

Luego de las dificultades y decisiones tomadas contra los gobernadores del presidente, la situación se complica aún más. «Las últimas conclusiones y cómo el Ejecutivo está liderando el diálogo y la búsqueda de consensos no ayudan», lanzó una fuente legislativa.

La senadora del PRO Guadalupe Tagliaferri explicó que «el DNU, en su artículo primero, declarar emergencia en áreas separadas que el Poder Ejecutivo ha sido modificado en la Ley Ómnibus”. Puntualmente, el decreto cerrado en diciembre por el Presidente declara emergencia en materia económica, financiera, fiscal, administrativa, de previsión, tarifaria, sanitaria y social el 31 de diciembre de 2025. Al menos 2 de las 8 (fiscal y social) fueron eliminados por el propio Gobierno durante la negociación de la ley en Diputados.

Para un sector opositor es difícil evaluar el DNU porque en esta instancia es algo que hacer o hacer«. «El problema del DNU es del Ejecutivo, que tiene que resolver eso de hacer con esta herramienta, si quiere que otro DNU lo modifique, si tiene algunos de los temas o se convierte en las palabras estructuradas por los temas. «, especifican desde el banco radical.

La UCR, una de las bancadas más críticas del DNU, más por su forma que por su fondo, se plantó tres opciones: que el mandato en forma de ley -incluida la senadora Carolina Losada- presentó el decreto como un proyecto de ley particular que divide el DNU en partes o que modifica la ley del DNU para poder aprobar ciertas partes del texto y otras No.

Los radicales entienden que en algún momento deben trata el DNU de Milei, así como los más de 100 decretos que penden del trato al gobierno de Alberto Fernández. “Es más prudente que el DNU pase a la comisión de legislación legislativa, y que el organismo esté facultado para tratar el recinto”, indicó. Clarín la radical mendocina Mariana Juri.

Es claro que la falta de aprobación del DNU ya tiene al Gobierno en permanente tensión porque no hay intención de un sector opositor al fiscal, también «Poco probable que aparezca tal cual es».

“Es una bomba de tiempo, porque el kirchnerismo va a sesionar hasta que un día se establezca el quórum. no esta lejos«, asegura un legislador.

La Unión por la Patria, con asistencia perfecta, cuenta con 33 senadores. Necessita cuatro más para el quórum. Los federales Carlos “Camau” Espínola y Edgardo Kueider, al considerar inconstitucional el decreto, están en conflicto con el fiscal si hay sesión. También se reunió con la senadora de Río Negro, Mónica Silva.

Pero también hay un conflicto interno en Libertad Avanza, pues si bien Villarruel fue designado por los 8 senadores que integran la bicameral, Martín Menem no lo escuchó con los representantes de la Cámara Baja. Hay un conflicto abierto por las diferencias de interpretación entre el oficialismo y la Unión por la Patria. Es que Menem solo quiere hacerle al kirchnerismo, tres lugares en la bicameral, pero del bloque que comanda Germán Martínez tiene cuatro escaños.

La semana pasada, la Comisión Libertaria del Senado solicitó un estatuto a nuestros parlamentarios para exigir que la Cámara Baja nombre a nuestros legisladores.

Esta será la estrategia de Villarruel para no abrir la historia: apoyar al tren debes completar tus pasos y la primera necesidad es debatir en comisión.

La comisión que reglamenta los decretos presidenciales no se reunirá a partir del 8 de noviembre de 2021, mientras que en 2022 se reunirá únicamente para constituirse sin tratar ningún DNU. Durante la gestión de Alberto Fernández emitió 180 DNU. De este total, 39 fueron enviados a procesar en el recinto mieltras mientras que otros 64 no fueron discutidos por la comisión.