en medio de la devastación y un saldo de 99 muertos, los turistas siguen llegando a Maui

Casi cien muertos era este martes el lamentable saldo de los incendios forestales en Maui, que arrasaron la histórica ciudad de Lahaina, dejando a unas 4.500 personas sin techo. Las autoridades trabajan con cuidado para identificar 99 cuerpos mientras advierten que el número de víctimas fatales podrían seguir creciendo.

A pesar de esta situación, los turistas se han quedado en Maui disfrutando de sus vacaciones en hoteles que no fueron afectados por las llamas a un puñado de kilómetros del desastre. De hecho, muchos siguieron llegando a la isla provocando la ira de los pobladores cuando aún intentan asimilar las consecuencias de la tragedia.

Por ejemplo, este lunes, en Wailea Beach, en Maui, el cielo estaba brillante y despejado. En los hoteles de lujo alineados frente a la playa, los huéspedes estaban esparcidos por la arena. Algunos se metieron en el océano, mientras que otros se sentaron bajo sombrillas con toallas blancas.

Dentro de uno de los hoteles, más allá de una de las piletas del complejo, había una pantalla con marco de madera que anunciaba un fondo de ayuda para los empleados: la primera señal de la destrucción en Lahaina. a solo 48 km de distancia.



Playa de Kaanapali, Maui, Hawaii. Foto Shutterstock

A raíz de los incendios forestales, los más mortíferos en la historia moderna de los Estados Unidos, ha crecido la frustración con los turistas que han optado por continuar con sus vacaciones. Muchos en Maui dicen que la devastación ha resaltado lo que se conoce como las «dos Hawaii», una construido para la comodidad de los visitantes y otra más dura, dejada a los hawaianos.

«Todo son mariposas y arcoíris cuando se trata de la industria del turismo», dijo un nativo de Maui de 21 años y empleado del hotel que pidió permanecer en el anonimato. «Pero lo que realmente hay debajo da un poco de miedo«.

Los incendios y después

En el resto de Maui los residentes esperan que las autoridades publiquen los nombres de los fallecidos mientras los equipos de búsqueda seguían recorriendo vecindarios reducidos a cenizas.

Autos incinerados en Lahaine. Foto Yuki IWAMURA / AFP


Autos incinerados en Lahaine. Foto Yuki IWAMURA / AFP

Una semana después de que comenzara un fuego letal que destruyó la mayoría de la población histórica de Lahaina, muchos de los sobrevivientes empezaban a instalarse en cientos de habitaciones de hotel reservadas para habitantes locales desplazados.

Equipos con perros rastreadores habían recorrido en torno al 25% de la zona de búsqueda, señaló el lunes el jefe de policía de Maui. El gobernador, Josh Green, pidió paciencia y el margen para hacerlo de forma apropiada, mientras las solicitudes para visitar la zona afectada sobrepasaban a las autoridades.

Caminar sobre huesos

“Para esas personas que han caminado hasta Lahaina porque de verdad querían verlo, sepan que muy probablemente están caminando sobre iwi”, dijo en una conferencia de prensa en Maui, empleando la palabra hawaiana para “huesos”.

Gente hace cola para recibir donaciones de comida en Maui. Foto: Yuki IWAMURA / AFP


Gente hace cola para recibir donaciones de comida en Maui. Foto: Yuki IWAMURA / AFP

Por el momento se habían identificado apenas tres cuerpos y las autoridades empezarían a publicar los nombres el martes, señaló el jefe de policía de Maui, John Pelletier, que volvió a pedir a las personas con parientes desaparecidos que dieran muestras de ADN.

Green advirtió que podrían encontrarse decenas de cuerpos más. El fuego que consumió la mayoría de la ciudad histórica de Lahaina ya era el más letal en más de un siglo en Estados Unidos. La causa se estaba investigando.

Las autoridades suspendieron un sistema que había permitido que residentes de Lahaina y otras personas visitaran zonas devastadas con permisos policiales. Kevin Eliason dijo que cuando le dijeron que diera la vuelta, la hilera de autos con gente esperando a recibir una autorización alcanzaba al menos 5 kilómetros.

“Es una locura”, dijo Eliason. “Probablemente no esperaban que decenas de miles de personas se presentaran aquí”.

incendio-hawaii-lahaina

El fuego que arrasó Lahaina la semana pasada destruyó casi todos los edificios en la población de 13.000 personas. Ese incendio se ha contenido en un 85%, según el condado. El llamado fuego de Upcountry estaba contenido en un 65%.

Las autoridades han advertido que incluso una vez apagadas las llamas, podrían quedar sustancias tóxicas incluso en el agua potable, después de que el fuego liberase gases venenosos. Eso ha hecho que cientos de personas no puedan regresar a sus casas.

Cruz Roja informó de 575 evacuados entre cinco refugios el lunes, como el War Memorial Gymnasium en Wailuku. Green dijo que miles de personas necesitarían alojamiento al menos durante 36 semanas.

Ropa donada en una tienda para las víctimas de los incendios. Foto: Yuki IWAMURA / AFP


Ropa donada en una tienda para las víctimas de los incendios. Foto: Yuki IWAMURA / AFP

Más de 3.000 personas se habían registrado para solicitar ayuda federal, según la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés), y se esperaba que el número siguiera creciendo.

“No descartamos nada, y vamos a ser muy creativos en cómo empleamos nuestra autoridad para ayudar a construir comunidades y ayudar a la gente a encontrar un lugar donde quedarse en el largo plazo”, dijo el lunes la administradora de la agencia, Deanne Criswell.

La FEMA empezó además a proporcionar 700 dólares a los residentes desplazados para cubrir los costos de comida, agua, primeros auxilios y suministros médicos, indicó Criswell. El dinero era adicional a la cantidad que pudieran reclamar los residentes para cubrir la pérdida de viviendas y propiedades.

El gobierno de Joe Biden quería dedicar otros 12.000 millones de dólares al fondo de ayuda para desastres dentro de una solicitud adicional de financiamiento al Congreso.

La histórica iglesia de Waiola arde en Lahaina. Foto: AP


La histórica iglesia de Waiola arde en Lahaina. Foto: AP

Entre tanto, la compañía eléctrica local recibía críticas por no haber cortado la luz mientras fuertes vientos azotaban una zona seca y bajo grave riesgo de incendio. No estaba claro si el equipamiento de la compañía había sido un factor en el inicio del fuego.

Hawaiian Electric Co. Inc., la principal compañía eléctrica de Maui, cooperará con el estado y hará su propia investigación, indicó su presidenta y directora general, Shelee Kimura.

Kimura señaló que la decisión de cortar la luz requiere barajar muchos factores, como el impacto sobre personas que dependen de equipamiento médico especializado. También señaló que cortar la electricidad en la zona del incendio habría dejado las bombas de agua fuera de servicio.

“Incluso en lugares donde se ha utilizado esto, es controversial y no se acepta de forma universal”, señaló.

Alimentadas por el pasto seco y avivadas por los vientos de un huracán cercano, las llamas en Maui llegaron a avanzar 1,6 kilómetros por minuto en un momento dado, según Green.

Associated Press y BBC News

ap

Mirá también