Javier Milei sufre el síndrome del gobierno de Macri

La audacia de las reformas que el gobierno propone a los observadores para poner fin a sus preocupaciones podría sostenerlos en el tiempo. No hay nada que provoque más inversiones que la inestabilidad jurídica. La Argentina se registra en estos días por décadas de envíos de empresas y bancos de países interesados ​​en revertir que esperan si los proyectos tienden a ser aprobados. Pero lo más importante, es interesante para la viabilidad jurídica y política en el tiempo, lo que justifica una cierta inversión.

El gobierno de Milei sufrió los mismos cuestionamientos que le sufrió a Macri entre 2015 y 2019. ¿No están vendiendo un nuevo gobierno de futuro que contemple todo lo que pase? En 2017, Macri admitió que el peronismo no estaba a la altura de que su gobierno pudiera durar mucho. En 2019, cuando perdió el poder, renunció: con ese peronismo “protegido” por Cristina que no podía ser gobernadora. Y no pudo gobernar.

Los proyectos elevan el número de emergencias del hereditario 9 a 11. El estado de excepción es otro estudio de carencia, lleva dos años vigente y renovable por otros dos. Oh mar, todo tu mandato como presidente. Esta tendencia ha sido criticada por el pensamiento jurídico y jurídico liberal como veneno institucional. “El estado de excepción es hoy la estructura normal del poder político”, declaró en 1996 el filósofo Giorgio Agamben (“Medios sin fin: Apuntes sobre política”).

El peronismo en Cuarentena

Milei fue contactada para responder este enigma. La posibilidad de obtener un segundo voto simbólico depende de dos factores. Uno es cuando durará la pandemia cristiana. La toxicidad del profesionalismo ante la opinión pública es lo que le permite avanzar sobre el Congreso. Los dirigentes del peronismo registraron un bloqueo unificado a 101 bancos. Es la primera vez, pero no queremos hacernos una foto con ella. Y menos Máximo Kirchner sigue hablando como si fuera quien controla al sector. “Menudo favor a los nuestros hace”, dicen los peronistas del Congreso, que como Milei vienen de tener músculos en la costa de su prestigio.

El Senado escuchó la cuestión del profesionalismo del armario del 33. La alianza anticristina que se arma con Juan Carlos Romero y Humberto Schiavoni (exsenador) se opuso al profesionalismo de la Cámara y se encontró con todos los cargamentos de la mesa de conducción. Tampoco puede permitir que los peronistas abandonen la región mientras el gobernador Fernández ya esté allí. Durante esta pandemia, las víctimas de Milei serán los vampiros para su propio beneficio. Durará mientras dure el prestigio de esta oposición.

Polarización de los 23 quibran

El segundo factor es la “balcanización” de los dirigentes de numerosos bloqueos, que también son frágiles. En la pasada legislatura, la oposición se expresó en un impasse informal que se produjo en momentos clave en las oficinas de Mario Negri del impasse radical. En los momentos críticos se llamó a los líderes de los 7 bloques, que aprendieron a hacer esto y pueden ponerse de acuerdo o llevarse bien, pero tienen una posición intermedia unificada. Esta unidad informal ya no existe y facilita el ambiente autoritario de Milei.

Compensado por este vacío la constitución del bloque de 23 diputados que preside Miguel Pichetto y que hay un cambio federal, el Hacemos (schiarettismo) y la Coalición Cívica, que anima Elisa Carrió. Es el 5° bloque en número de bancos y cuenta con legisladores con la experiencia y claridad estratégica de Pichetto, Nicolás Massot, Emilio Monzó, Maxi Ferraro, Juan Manuel López, Paula Olivetto, Ricardo López Murphy, Florencio Randazzo, Margarita Stolbizer.

Este bloque de estrellas es el listón para cualquier decisión. Para un opositor al “No”, el peronismo y la victoria obtuvieron 106 votos. Si el número es 23, es 129, con quórum para sesionar y votar. Enfrente, la junta de oficialismo 78 entre La Libertad Avanza y el PRO, y se puede resumir 35 de la UCR. Si estos 113 son los 23 “galácticos”, pasan a 136 y dominan la oposición del peronismo.

La esperanza política de los números que incluyen el bloqueo a la Coalición Federal de Hacemos se convierte en referencia para cualquier debate que se desarrolle en la Cámara. El popular manual que aplica para hacer músculos a Milei especifica la política. Pero con este bloque de 23 hay que polarizar la polarización con la que hay que enviar al Congreso..

Discute todo para que puedas ganar.

El gobierno insiste en justificar sus impulsos programáticos con el pretexto de encarnar un aire de cambio. La intención está en contradicción con la cuestión del poder que consiste en emprender reformas a partir de una mala gestión en la respuesta electoral (29%) de la primera opinión, mientras se constituye el nuevo Congreso. Sin partido, ni equipo propio, sin legisladores ni gobernadores. Milei encarna la responsabilidad de un sector minoritario y un compuesto inorgánicopor momentos, jóvenes indignados por lo que hoy parecían indignados por lo que eran, y otra expresión que expresa ese 15% que históricamente en Argentina tiene el derecho conservador de proceder de Milei en fondo y forma.

Los dos perdidos -DNU y ley ómnibus- desaparecen como si el gobierno fuera a proporcionar un ayuntamiento para el electorado -el imaginario 55% de los votos-, un ayuntamiento legislativo, un líder partidista y una autoridad territorial. Esto es lo que pretendo llevar al Congreso como sector de opinión a un estatus de asociación permanente para discutir todo, y al mismo tiempo. Se mueve como si estuvieras en el poder, en manos del poder que no tienes.

La escala y densidad de las iniciativas que sostienen el DNU y la ley ómnibus que cuida todo el proyecto, que sirve a la unidad para construir la mayoría de respuestas. La táctica va a contracorriente, un DNU y una ley ómnibus para dividir. Poner a la gente en situaciones de asambleísmo es un modo de registrar otros objetivos, qui dice ver solo él, porque los demás “Not Friday”cómo mirar la pantalla que viraliza a tus seguidores.

Es un reflejo animal del político que busca resolver un problema, que sabe que los administradores pretenden resetear su gestión cambiando el sentir del tránsito de las calles. Todo esto se explica lejos de la realidad discutiendo trivialidades. Centrar iniciativas sin considerar prioridades también debilita la intención operativa de ambos paquetes. Algunos proyectos que requieren varios proyectos diversos implican, por tanto, su tramitación conjunta. No hay reservas ni quejas, pero no hay dudas sobre el impuesto a las Ganancias. Incluye picardías que manifiestan la deficiencia original.

El artículo 654, uno de los últimos de la ley ómnibus, deberá ratificarlo el DNU 70/23. Para los chicos.

La tentación constituyente

La andanada se mantuvo violentamente, pero no por la fuerza. Si tienes la mayoría de votantes que dicen ser reformistas, pedirás directamente una reforma constitucional para que más Honduras pueda reclamar. En materia política, el menú incluye proyectos que apuntan a reformar instituciones que incluyen, con rango constitucional, la reforma de 1994, como los partidos políticos. Derribar los avances de esta constitución ha sido uno de los objetivos del peronismo en los últimos 20 años. Uno de ellos está debilitado por el distrito federal, que en esta reforma se redujo el número de egresados ​​nacionales.

La actualización del número de bancos por distrito mejora las posibilidades del peronismo, al igual que la elección por circunscripción, que perpetúa los cacicazgos comarcales. Se trata pues de un artículo de la ley ómnibus, 298, que dedica a las provincias el control de las concesiones petroleras lo que impone la Constitución en el art. 124 y la llama “ley corta” de los hidrocarburos. El gobernador de Neuquén, Rolando Figueroa, fue adjunto del joven secretario de Energía de la Nación, Eduardo Rodríguez Chirillo. Esta exculpación y promesa de pedir lo que se admitirá como error.

CGT: Milei no hace ruido

Los primeros misiles vinieron del sindicalismo, porque el amigo legal fue heredado del DNU. Esta norma supone una auténtica demolición del sistema jurídico de derecho laboral individual que conocemos hoy. Anuló la ley del Contrato de Trabajo de Juan Perón, y desarmó el rojo de las leyes y otras normas que se convirtieron en los últimos 70 años en un margen protector del poder de los sindicalistas. Flexibilidad en el sector como nunca.

El principal legado es la renuncia a las convocatorias de «puertas solidarias», que obligan a empleados y empresas a vestir prendas no de trabajadores que no estén indicadas sino del total de nombres. Este es uno de los fondos más grandes que entra en pánico y acude a los tribunales. «Nunca ningún Presidente ya ha cumplido con el acuerdo, desde Alfonsín hasta Fernández, pero no es un cumple«. La mesa de la CGT tuvo una cita con Guillermo Francos, quien entendió algo que ya no entendía ahora. Cuando llamó para quejarse, el Ministro del Interior dijo: “Hablaron conmigo, mais yo no estoy en la mesa chica del Presidente”.