Liga de Campeones: El gol de Osimhen fue eclipsado por Iñigo Martínez | Fútbol | Deportado

Estigmatizado y siempre buscando un jugador que denuncie, la mala prensa en el fútbol tiene la culpa. Iñigo Martínez no leyó este viejo recibimiento judeocristiano ansiando encontrar una persona responsable, sobre todo en sus enfermedades. La noche en la que el Barcelona volvió a los octavos de final de la Liga de Campeones después de tres temporadas, los muchos Xavis jugaron bien contra el Napoli. “Uno de los mejores de la época”, celebraron desde el cuerpo técnico. Sin embargo, el Barça sólo sumó un punto. Y las miras recayeron en Iñigo Martínez, tan astuto para adelantar al equipo en el partido que acabó en gol de Lewandowski como tan ingenuo como para intentar asegurar la posición a Osimhen en el ataque del Nápoles.

La cuenca central sólo se podía recorrer a través del laberinto de escalones de las catacumbas de Diego Armando Maradona para llegar al autobús de Barcelona. Era querido por algunos amigos, sin dormir y mucho menos hablando. Fue señalado como el responsable del gol del ataque del Nápoles. “Quiero tener esperanzas en ello. No había necesidad de que intentara anticiparse a un atacante fuerte como Oshimen”, analizó un miembro del cuerpo técnico. El Big Data, en cualquier caso, el mismo que traerá inmediatamente Xavi Hernández al Barcelona líder de La Liga, no contempla ningún error de Iñigo Martínez en la portería de Osimhen. “En la acción de ayer, aunque a primera vista parezca un error del central, estadísticamente no lo es. Cayó en un forcejeo. No falló un paso ante un compañero que habilitó a un rival o falló en una acción que ofrecía una situación de gol donde él no la tenía”, explica Albert Valor, uno de los especialistas que trabaja en Statsperfom, uno de los grandes empresas de estadística en el deportado.

El Barcelona, ​​en cualquier caso, evitó que el Nápoles hiciera su tercer mejor trabajo defensivo de la temporada. “Fue una oportunidad y un gol. Hacemos un partidazo”, remarcó Araujo, compañero de Iñigo. Y Xavi añadió: “Dominamos 75 minutos y en el primer disparo a portería marcamos. Es un dolor. Esta es la Liga de Campeones. No hemos sido efectivos, es el currículum de la época”. El Barça recibió seis goles (sólo uno a portería: el gol) por los tres (uno) del Amberes en Montjuïc y los cinco (dos goles) del Getafe en el Coliseum Alfonso Pérez. El poderío del Nápoles, en cualquier caso, con Osimhen como principal referente, tiene más fútbol y glamour que los equipos del Amberes y Getafe, dos partidos en los que no participó Iñigo Martínez.

Xavi confía en la experiencia, pero sobre todo en el fútbol de Iñigo Martínez. Y no habría tenido sorpresas ante el Napoli. «No hemos pensado en un reto de veteranos, sólo en competir de la mejor manera y seguro que Iñigo nos para y golpea la pelota», avisó Xavi en la previa del duelo con Diego Armando Maradona. Lo cierto es que, con el central de la Real Sociedad en la zaga, la defensa azulgra se siente más segura, gracias también al equipo. Con Vasco en el campo, el Barcelona logró un índice de victorias del 66%; Lástima que sea el 55%. Además, y lo más importante para Xavi, con Iñigo como central, el Barça consiguió una media de 1,1 goles por partido. Y, cuando no es así, la estadística cae a 1,6. Un 45% más.

Iñigo Martínez fue una de las figuras estratégicas de la anterior dirección deportiva. Mateu Alemany y sobre todo Jordi Cruyff, que tenía como principal objetivo encontrarse con jugadores que renunciaban a su contrato, rápidamente pusieron sus ojos en el centro del Atlético. Pasaron largos partidos en Bilbao y convencieron al vasco de que el Barcelona de Xavi era la mejor opción del Atlético de Madrid y también de las tentadoras que ofrecía la liga italiana. Xavi y Cruyff están cargados de convencerle en lo deportivo, mientras que Mateu lo hizo en el aspecto económico. Y así se convirtió en el primer refuerzo azul del Verano, aunque oficialmente el primero que se conoció fue Gündogan.

El Barça no se entendió mal con Iñigo, estrella esta vez en la defensa del conjunto azulgrana. Esta vez también la culpa recayó en el vasco. Y el gol de Osimhen eclipsó al de Iñigo Martínez.

Puedes seguirlo en EL PAÍS Deportes en FacebookXo escribe aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_