Lo que aprendí en Ucrania

VARSOVIA, Polonia—La semana pasada, un amigo me rogó si podía enterarse de un viaje de cuatro días a Ucrania que estaba planeando y que no podía obtener solo leyendo las noticias.

Ella era una buena pregunta.

Ahora que ha terminado su viaje, puede responder.


Gimnasio al aire libre “Kachalka” este lunes, en Kiev (Ucrania). EFE/ Rostislav Averkuk

Aprenderás el ño extra de que visitas un país donde no quieres ningún avión y, desde los pasados ​​lunes, no navegas ningún barco, gracias al cruel y cínico retiro del presidente ruso. Vladimir Putin del Iniciativa Granos del Mar Negroa través de la cual los agricolas ucranianos llegan a países hambrientos como Kenia, Líbano y Somalia.

La única forma factible para que un visitante viaje desde la frontera polaca a Kiev, Ucrania, es un viaje desde nuevo horario de trenesdonde el letrero dentro de la puerta del vagón insta:

«Auto tan bueno como Ucrania».

Sentí que tenía que descargar la aplicación. ¡Alarma de avión! en el smartphone no es bueno si entra al país.

jugar uno alarma Siempre que el sistema detecta drones, misiles y otras misiones aéreas en comunicaciones, algo sucede una y otra vez durante mi corta estancia.

Tras la alarma, una grabación -en inglés- del actor de «Star Wars» Mark Hamillentona:

«Diríjanse al refugio más seek. No se descuide. Tu exceso de confianza es tu debilidad».

Vista del interior de un departamento dañado en un edificio residencial tras un ataque nocturno de drones de choque en Kiev.  EFE/EPA/SERGEY DOLZHENKO
Vista del interior de un departamento dañado en un edificio residencial tras un ataque nocturno de drones de choque en Kiev. EFE/EPA/SERGEY DOLZHENKO

Me enteré de que Kiev está un reventar.

A pesor de los 1.620 ataques con misiles y aeronaves que no se disparan que, según la embajada de Estados Unidos, la ciudad sufrió, debido a que la economía se contrajo un 29% en el primer año de la guerra, los autos circulaban a toda velocidad, la gente cenaba en cafés al aire libre en toneles llenos y las actividades, los funcionarios y electos compartían libremente opiniones divergentes con los columnistas visitantes.

Adaptar una oración atribuida a Yitzhak RabinLos ucranianos tienen su vida diaria como si no tuvieran la guerra, tienen la guerra como si no tuvieran la vida diaria.

He ingresado que todos mis miembros del personal de la embajada de Estados Unidos en Kiev, encabezados por nuestra valiente y clara embajada, borde de bridgetsi se presentaran voluntarios

Han sido separados de sus familias y viviendo durante meses en habitaciones de hotel.

Tu trabajo es supervisar uno de los mayores esfuerzos de ayuda de Estados Unidos desde el Plan Mariscalasegurarse de que decenas de millas de piezas de equipo militar estadounidense en manos ucranianas sean debidamente contabilizadas, reconstruir una embajada que fue destruida en las entrañas de la invasión rusa y vigilarlas Crímenes de guerra rusos, unos 95.000 de los cuales han sido documentados hasta ahora por la fiscalía general ukraniana.

Aprendió lo que era ser enviado a salas de conferencias y caminar por pasillos que serían destruidos por la artillería rusa.

El martes me acompañó un equipo diplomático encargado por la Administradora de l’Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, Samantha Power, en una visita al puerto de Odessa.

Power se reunió primero con funcionarios ucranianos para hablar sobre las opciones logísticas para sus exportaciones a través del retiro del cultivo de granos de Putin, y luego con los agricultores para discutir temas como desminado de sus campos y la reducción de los riesgos para sus finanzas.

El majestuoso edificio de la Autoridad Portuaria donde se realizaban las reuniones, objetivo puramente civil, fue atacado apenas un día después de nuestra partida.

Aprende que los ucranianos no están interesados ​​en convertir a su víctima en una identidad.

A lo largo de los años, en Belgrado, se observa cómo el gobierno serbio había preservado el resto de su antiguo ministerio de defensa, levantado por las bombas de la OTAN en la guerra de Kosovo de 1999, de acuerdo con su percepción autocompasiva de esa guerra.

Por el contrario, en Buchael suburbio de Kiev que sufrió algunas de las atrocidades menores durante la breve ocupación rusa en los primeros días de la guerra, fui testigo de la transformación de los edificios de departamentos que pasaron de agujeros de bala reseco a modernos espacios de coworking.

Como le digo a Power Anatoliy Fedoruk, alcalde de Bucha:

«Memory quedará en los recuerdos, pero los residentes quieren reconstruir lástima grabadores».

Aprendi que no es probable que los ucranianos cambiaron territorio soberano por garantías de seguridad occidentales, y mucho menos por algún tipo de acuerdo de armisticio con Moscú.

Ya lo intenté en la década de 1990 con el Memorándum de Budapest, en el que trajeron el arsenal nuclear de su territorio a Rusia a cambio de garantías de integridad territorial. Intentaron lo segundo con los iguales desdentados Acuerdos de Minsk tras la primera invasión rusa en 2014.

El objetivo de la política occidental debe ser proporcionar a Ucrania los medios militares necesarios para conquistar Ucrania, con el fin de apuntar a Ucrania para el regateo de nuevos derechos a la soberanía y la seguridad en aras de calmar nuestras ansiedades sobre la escalada rusa.

Aprendió que, sopesando toda la ayuda que tomamos prestada de Ucrania, verdaderos beneficiarios de la relacióny ellos son los verdaderos benefactores.

ben wallaceEl ministro de Defensa británico, habitualmente reflexivo, sugirió tras il cumbre de l’OTAN de este mes que los ucranianos no deberían mostrar más gratitud a sus proveedores de armas.

Esto es equivalente a una relación con el revés.

Los países de l’OTAN están pagando por su seguridad un largo plazo en dinero, que es estafado, y municiones, que son reemplazables.

Los ukranianos cuentan sus costos en vidas y miembros perdidos.

Escribo esta columna desde el aeropuerto Chopin de Varsovia.

Estacionado fuera de la terminal de aviones de heno con destino Doha, Qatar; Estanbul; romaníes; toronto; Nueva York.

Verlos aquí solo podía imaginarse hace 40 años.

Se hizo realidad porque el pueblo polaco permaneció, en las acertadas palabras de Ronald Reagan, «magníficamente no reconciliado con la opresión».

Ahora, son los viejos de Polonia en Ucrania los que magníficamente no se reconcilian con la invasión.

Lo que aprende entre días de cielo despejado es que no tiene nada que dar por una escena de aeropuerto tan prepotente como esta.

c.2023 Sociedad del New York Times

mira tambien