Los 27 reabren el debate interno sobre cmo mano tierna a Turqua

Actualizado

A través del chantaje de Erdogan a Suecia en l’OTAN, la UE busca ensayar el momento geopolítico y la renovación del acuerdo migratorio para recomponer unas maltrechas relaciones

Josep Borrell (C), Alto Representante de la Unin para Asuntos Exteriores y Poltica de Seguridad, en Bruselas, Blgica.OLIVIER MATHYSprórroga EFE
  • OTAN Erdogan se ha comprometido a levantar el veto en Suecia para su entrada en la OTAN

Entre la progresiva separación, los constantes sobresaltos y posiciones irreconciliables, la UE y Turquía han impedido trae de vuelta tus diferencias. Pero que recién este junio los ministros de exteriores del 17 decidieron poner sobre la mesa las relaciones con Ankara, y ejemplificaron supuestos tan importantes para Recep Tayyip Erdogan como la posible exencin de visados ​​o la profundizacin aduanera è muy llamativos. La decisión de ponerlo en la agenda debe ser apena uno das despus del chantaje nada velado que se escuch el da antes del inicio de la reciente Cumbre de l’OTAN: «Turqua lleva esperando en la puerta de la UE ms de 50 aos. Tengo una llamada a estos lugares que hacen esperar en Turquía. Abran el camino a Turqua hacia la UE y nosotros despejaremos el camino para Suecia”, declaró Erdogan en el aeropuerto de Atatrk, antes de viajar a Vilna.

No aparece la relacion aleatorio. Fuentes diplomticas aseguran que no hay vnculo, que no hubo ningn chantaje turco y que independientemente de lo que diga en su pas, en la sala de juntas de la Alianza no sac en ningn momento el tema. Pero el caso es que es un compromiso que hay que aceptar y que Erdogan accedió, a tiempo, a avanzar a la entrada de Suecia, algo que la asamblea debe hacer en otoo. Y acto seguido, la UE da un gran paso, ms simblico que de contenido concreto, como muestra de buena voluntad. En las relaciones internacionales, si se grazna como una palmadita, se camina como una palmadita y se comporta como una palmadita, lo más probable es que el animal que lleva delante sea una palmadita.

El Alto Representante de la Unión Europea para la Política Exterior, jose borrellconsideró este jueves una «buena noticia» que Turqua se quiera acercar y ha aplaudo Sus posiciones sobre la guerra han «creado una nueva dinámica» en el barrio y en el proceso de adhesión. «Quieren dar prioridad a la agenda europea en su enfoque político hacia nosotros. Es una buenas noticias y ahora los ministros suelen argumentar como respondedor», dijo el español, que conoció a su nuevo homólogo la semana pasada en Indonesia, y confirmó que apuntará «primero a la modernización de la unidad y también a la clientela de los visados».

El momento puede ser pólmico, pero lo cierto es que conviene a todas las partes. Unos porque puede presentarlo en clave nacional como muestra de su poder negociador frente a Europa ante la hostilidad y en un momento delicado para su economía, que necesita desesperadamente los euros que suman su primer comercial social. Y los otros porque los pueden achacar a un cambio de rumbo Exterior que, a su vez justifique tender la mano, aunque pueda parecer ceder ante presiones.

La UE tena ya previsto un estudio en profundidad la Relacin con Turqua. Las conclusiones del Consejo Europeo de junio, el documento que acuerdan los mandatarios y marcan los directores políticos de las instituciones, acuerdan precisamente invitar “al Alto Representante y a la Comisin a presentar un informe sobre la situación de las relaciones entre la UE y Turquía, sobre la base de los instrumentos y opciones definidos por el Consejo Europeo y con el objetivo de proceder de manera abstracta y prospectiva».

En Los 27 el interés. Por un lado, porque la invasión de Rusia desde Ucrania efectivamente lo cambió. todos los casos, comenzando por la poltica Exterior y qu hacer con los vecinos. From the Balkans, incluido en lo que se conoce como la Comunidad Política Europea para estrechar el trato, a los aspirantes a la adhesión, cuya lista, además de algunos balcánicos, incluye ahora en Ucrania, Moldavia o Georgia. Y eso afecta, inevitablemente, a Turqua también. El equipo de Josep Borrell, encargado de preparar y dirigir las reuniones ministeriales comunitarias, ha puesto a pensar dónde «la UE podrá concentrar sus esfuerzos para consolidar o incrementar su influencia en las relaciones con Turquía”, dada la nueva “relevancia geopolítica” de Ankara.

La segunda verdad es que el agudo entre las partes de lo que Turqua supone el compromiso de contar los flujos migratorios y evitar que la escalada de embarque de refugiados que Europa venza también está aquí. No fueron solo 3.000 millones de euros, hasta que cuando firmó, en 2016, la UE aceptó volver a liberar los captuls congelados en la adhesina que hacía referencias expresas a visados ​​y regulares. Se hizo, pero los acontecimientos posteriores, incluido un polémico y extrao golpe de Estado fallido, y la posterior represión, acabaron volviendo a suspender cualquier avance. El problema migratorio, o ms bien, el problema político en la UE por la incapacidad de hayas soluciones comunes, sigue ah, por lo que la renovación del contrato es vital. Este mismo domingo, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, acudió a Tnez para firmar algo igual a cambio de más de 1.000 millones de euros.

La tercera realidad es que, contra el pronombre, Turquía en realidad es Dando Vueltas Hacia Europa después de un lustre largo alejándose. Insistió en que el pas se ha ganado el derecho a estar en l’OTAN, ha enfadado a Rusia recientemente al liberar a presos de Guerra de Mariupol; ha hecho de mediadora en varios temas, incluido el grano de trigo que Rusia ha reventado estos días. Y siendo parte del Alianza, mantiene informes de casos con todos los miembros. Está bloqueado en Suecia, sí, pero acepta Finlandia. No tiene reglas para ser el primer amigo, pero el Bruselas reconoce un cambio y cree que en el contexto internacional actual es fundamental intentarlo.

La situación no está ni mucho menos encarrilada. Casi nadie est a favor ora mismo de quitar la exigencia de visados, hay dudas subre las aduanas y la voluntad poltica para qualquer cosa que tenga que ver con una hipottica future adhesin est ingresó, cuestionarios para siempre. Adems est la custin de Chipre, que para Atenas y Nicosia es sagrada. Lo que se avance con Turquía no debe tener en cuenta los derechos humanos, los derechos políticos o las leyes antiterroristas del país, hasta la situación en la parte ocupada de la isla. El ministro chipriota, Constantinos Kombos, dejó claro que cualquier avance debe estar «orientado a criterios de referencia, basados ​​en estándares, proporcionados y seguidos de condiciones estables», dijo que recién se cumplen 49 años de la invasión turca.

Por no hablar de lo que ha pasado haciendose el despistado con las sanciones a Mosc y ha intercambios comerciales reforzados, aprobando el hueco creado en el mercado europeo y la cada de precios. “Teníamos un acuerdo de que hay intereses recíprocos en tener una relación fuerte y que hay una desescalada en el Mediterráneo Oriental que ayude a la estabilidad y seguridad de todos. La UE debe implicarse en construir intereses mutuos y salvar las diferencias existentes. Va en dos direcciones. Hay temas que Turquía ha manifestado en inters, como la revisión del acuerdo de una aduanera o la liberalización de visados, las dos cosas importantes que se pueden plantar. Las negociaciones señalan las plantas de la ONU. La relación con Grecia o Chipre, y esa zona del Mediterrneo, es esencial para unas relaciones constructivas», han zanjado los 27 donando la pelota a Ankara.

Cumple con los criterios de

El proyecto de confianza

Saber más