Petro se aferra al cargo hasta 2026 pese a la confesión de su hijo sobre el ingreso de dinero narco en su campaña

El presidente colombiano, Gustavo Petro, afirmó este jueves que su elección se la debe al pueblo y a nadie más, después de que su primogénito, Nicolás Petro Burgos, imputado por lavado de activos y enriquecimiento ilícito, declarara a la Fiscalía que parte del dinero recibido entró a la campaña presidencial de su padre en 2022.

«Si fue mi pueblo el que me eligió, a nadie más le debo la elección, entonces es al pueblo al que debo responder», manifestó Petro en un acto con campesinos en Sincelejo, capital del departamento caribeño de Sucre, donde aseguró que su mandato presidencial seguirá hasta 2026, que es cuando debe terminar.

La revelación de Petro Burgos de que a la campaña electoral de su padre entró dinero supuestamente ilícito sacudió este jueves al país por la gravedad de las acusaciones y por el impacto que puede tener en la gobernabilidad.

«Recibo con dolor, a nivel personal, las informaciones sobre presuntas irregularidades en el desarrollo de la campaña presidencial en la costa», manifestó el presidente en el comunicado en referencia a las revelaciones que han causado un escándalo en el país.

Petro dijo además que confía en la Justicia. Según él, «serán los jueces en sus diferentes competencias quienes definan jurídicamente lo que corresponda». «He otorgado poder al conjuez de la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia, Mauricio Pava Lugo, para que me represente».

En la audiencia de este jueves, que fue reanudada este viernes, Nicolás Petro Burgos rechazó las versiones de quienes aseguran que confesó los supuestos ilícitos que involucran a la campaña presidencial de su padre porque fue presionado por la Fiscalía.